lunes, 7 de diciembre de 2009

Los ojos de la máscara






Ya anunciaba José Juan Tablada, en carta escrita a Ramón López Velarde (en 1919), que “Los ojos de la máscara” sería un próximo poemario. Pero nunca se utilizó ese nombre. Eduardo Chirinos, autor de la edición que comentamos, sí lo ha hecho para esta antología del poeta mexicano.

Los ojos de la máscara (Renacimiento, Sevilla, 2008) nos acerca la obra de José Juan Tablada (México, 1871-1945). Edición divulgativa, de conocimiento, buena labor de Chirinos. Personalmente le hubiera dado más libertad, más extensión, más riqueza, y desde luego más recursos, para que nos hubiera llegado algo más completo del magnífico Tablada.

Con Tablada, la poesía moderna mexicana da un giro, hasta el punto de volver a nacer e influenciar en toda la lírica hispanoamericana.

La poesía pura, como sucesión de estados sustantivos, eliminación de lo explicativo y lo retórico. Una relación más enérgica de acciones y reacciones entre el poeta y las causas de emoción. Tablada en grado sumo.

Una alarma. Renacimiento debe cuidar las faltas de edición, es muy grave la cantidad de erratas que aparecen en sus libros, y en este también (el nombre del autor en la solapa, por ejemplo).


10 comentarios:

Joaquín dijo...

El gran José Martínez de Sousa tiene palabras muy duras para las editoriales que descuidan la corrección.

Alguna errata que otra parece inevitable, pero si menudean, son imperdonables.

Una que no se me olvida, la del libro que le publicó Ed. Planeta al entonces arzobispo Amigo Vallejo. Aparecía en cubierta el apellido Amigó (con acento en la ó). La editorial tuvo el buen acuerdo de retirar la tirada completa.

Las hojas del roble dijo...

Algo he leído de Tablada, y me gusta.
Un abrazo, Javier.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Un fuerte abrazo "amigó" Joaquín.

Gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Mucho amigo "Hojas", mucho.

Un abrazo.

madison dijo...

Uhmm con lo que a mi me gusta leer, recibir y escribir cartas...haber si consigo hacerme con esa.
Es una pena que cada vez seamos menos los que leemos poesia.
Me encanta tu blog

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Madison, las cartas no se pueden olvidar, y se deben seguir escribiendo siempre.

Es parte de la vida escrita.

Muy amable, reciba un abrazo.

Gracias.

Píramo dijo...

Impersonable lo de la desidia de Renacimiento. Respecto a tu crítica, qué bien que se recuperen voces como la de Tablada. Te quejas de su tono exclusivamente divulgativo; pero es el primer paso, quizás, para su restauración paulatina.

Esencia dijo...

Manten la llama de la primera sonrisa,
la caricia innata del abrazo que precises,
lo increible del sueño que te rima
y la tinta que tu siempre necesite.

Manten la fuerza vestida de alerta,
la puerta abierta a los días de sol,
el aroma en flor que tu alma lleva
y la luna llena para noches de amor.

Manten el paso en senderos verdes
esperanzas fuertes donde el cansancio es más,
la mirada vital latiendo en siempres
y que el corazón se llene de Navidad.

GRACIAS POR ESTAR EN MI BLOG GRACIAS POR ACOMPAÑARME.

ESENCIA

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Un abrazo y gracias Píramo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Esencia.