sábado, 20 de junio de 2009

El secreto es para siempre









Este título no es más que incluir en la entrada dos poemarios. El primero de Pedro Sevilla (Renacimiento) y el segundo de Carmelo Guillén Acosta (Adonais).

Aunque los títulos guardan cierta aproximación imaginada (siempre y secreto), o bien (todo y vida), he de decir, que la lectura de ambos ha deparado sensaciones diferentes. Tremendamente distantes y dispares.

El libro de Pedro Sevilla (Todo es para siempre) es fresco, correcto, en él derrocha vida acumulada y maestría. El prólogo de García-Máiquez es muy original, una mezcla de Pessoa y joven poeta metido en mudanza, y perdido literalmente en San José del Valle. Enrique es un caballero, de la cabeza a los pies. La selección le justifica, y mucho. Da gusto leer a Sevilla, no hay paja, todo es para siempre. Sus versos son para siempre. No sé si Pedro acudió a aquella Biblioteca a leer sus poemas, pero a Enrique le salvó de un mal trago, a pesar de subir los escalones de dos en dos. Y es que todo es para siempre.

En cambio el libro de Carmelo (La vida es lo secreto) es ese libro de poesía del que no puedes pasar de la séptima página (como ocurre con El señor de los Anillos, aunque este lo he leído entero). Tan perfecto, tan meticuloso, endecasílabos medidos divinamente para descubrir al final, la ausencia de realidad, de vida. Y es que la vida no es lo secreto, es lo de todos los días: levantarse y vivir, caer y vivir, y hasta preparar la propia muerte pero viviendo. De Envés del existir (obra cumbre de nuestra poesía) a La vida es lo secreto, hay un abismo. Y Carmelo no lo sabe.


10 comentarios:

Jesús Cotta dijo...

El de Carmelo Guillén no lo he leído aún, pero sí el de Pedro Sevilla y coincido contigo. Como a ti, me gustó tanto, que estoy preparando una reseña. Que tú la hayas escrito antes significa que no andaba yo muy descaminado. Seguiré con mucho interés esta página.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Jesús.

Un placer.

Esto va a ser, mi Cuaderno de Apuntes de lecturas. Pasadas, presentes y futuras, pero siempre bajo la esperanza, y el convencimiento.

Darilea dijo...

Tendré que aprovechar el tiempo de verano para ponerme al día con estos dos poetas.
Y...ya te contaré.
Un besito.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Merece la pena leer. Siempre. En todas las estaciones.

Poeta Carlos Gargallo dijo...

LLego hasta aquí, primero con mi saludo más cordial, seguidamente con la felicitación por este blog, seguiré las visitas, un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Carlos. Es un placer.

Un abrazo.

SHE dijo...

Me gusta como lo dices, en tus palabras hasta un epitafio suena interesante :)

Me sigue gustando tu cambio de look

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias She. Eres muy amable.

Un abrazo.

stella dijo...

He leido atentamente el analisis que haces del poemario, y desde luego me gusta la forma en que lo tratas, el libro no lo he leído, pero como dices habrá que aprovechar el verano para ponerse las pilas
Te visitaré si me lo permites a menudo
Un abrazo
Stella

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Stella.

Un fuerte abrazo.